Monstera deliciosa

También conocida como costilla de Adán o manos de gigante, su verdadera denominación es filondendron pertusum. En los últimos años es tendencia como decoración de interiores. Su color verde oscuro, sus grandes hojas agujereadas y su porte, otorgan sin duda un toque fresco y original a cualquier estancia. Se trata de una planta trepadora en su hábitat natural, por lo que su crecimiento es también diferente a otras especies y ayudan a crear un ambiente relajante, nada cargado y con un toque tropical.

Pero lo más curioso de la monstera es que no es para nada una especie nueva en nuestras vidas, si lo piensas seguro que recuerdas más de un lugar en el que la has visto, hace muchos años, ya sea de forma natural o en láminas, pinturas o estampados. Es posible incluso que la estancia que te viene a la memoria no tenga nada que ver con el lugar en el que pensabas disfrutar de ella ahora. Es evidente que la fuerte personalidad de la costilla de adan la hace una planta de referencia en la decoración de espacios y que es capaz de adaptarse a criterios muy distintos. Puede ser imprescindible en un entorno clásico, dar el toque perfecto en un espacio minimalista o el frescor tropical en una estancia más moderna.

En los últimos años disfrutamos de la monstera de forma natural, en macetas grandes o pequeñas dependiendo del espacio disponible. También puedes colocar una sola hoja en un Jarrón para alegrar un rincón pequeño. Esta planta te permite disfrutarla sola o acompañada de otras especies. A nosotros nos gusta buscarle un lugar donde sea la auténtica protagonista.

 

Sus cuidados son realmente sencillos, al ser una planta tropical le gusta la luz pero no conviene exponerla a los rayos directos del sol. Le gusta la humedad, pero no soporta el contacto continuo con el agua, esto podría pudrir sus raíces. Podemos ayudarla a mantenerse sana pulverizando agua sobre sus grandes hojas. Una de las características más peculiares de esta planta son sus hojas agujereadas, esto en realidad es un mecanismo de defensa que ha desarrollado en su hábitat natural para evitar que las fuertes lluvias puedan rasgarlas y herir así a la planta. Por lo que si al llevarla a casa sus hojas son lisas, ten paciencia, es normal que tarden en tener ese aspecto tan extraño y atractivo a la vez, pero llegara, simplemente al no sentirse en peligro tardan más en cambiar la forma de sus hojas.

Verla crecer, cambiar su aspecto, ayudarla a tener la forma que mejor se adapte a tu hogar es toda una experiencia.

No es nada extraño que llegar hace mucho tiempo a nuestros hogares y se mantenga como una de las mejores opciones para disfrutar de la naturaleza sin salir de casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?