Ramo de novia en tonos rosas, cereza y granate

Ramos de novia en tonos rosa, cereza y granate

Nos está tocando vivir un tiempo complicado, con muchas incertidumbres, con demasiados cambios en nuestras costumbres, con un futuro próximo y un presente que nos obliga a adaptarnos, a modificar continuamente y sobre todo nos pone muy difícil planificar nuestra vida.

Todo este caos que ha llegado de golpe, nos ha obligado a parar, a respirar, a pensar.

Eva nos envió un correo en pleno confinamiento. Estaba aprovechando el encierro para hacer un álbum de su boda de septiembre de 2019. Al ver la corona de flores preservadas y el ramo se acordó de nosotras.

corona novia en tonos rosas cereza y granate

Recuerdo perfectamente el primer contacto con Eva. Hablamos por teléfono y nos preguntó por un ramo de flores preservadas en tonos rosa y blanco, con mucho verde, elegante, romántico e informal.

Nos pusimos manos a la obra en seguida, al no conocernos personalmente es más difícil saber exactamente las combinaciones de flores en las que piensa la novia, pero ese es un reto que lejos de desmotivarnos nos ayuda a estar más atentas a explorar y estudiar más.

Un ramo desenfadado y elegante abarca muchas posibilidades. Por otro lado, la mezcla de tamaños, colores y texturas, que el resultado sea algo sencillo es curiosamente de los trabajos más complicados. Para que un ramo parezca “desordenado” requiere de un equilibrio entre los tamaños y los colores mucho más laborioso que uno con una forma más tradicional.

Elegimos una gran variedad de flores pequeñas en distintos tonos de rosa, cereza y granate, como protagonista la rosa y hortensia rosa, de verde principal el eucalipto cinerea, le dimos volumen con pequeñas flores blancas tipo paniculata y flor de arroz.

El resultado fue efectivamente un ramo rustico y romántico, pero con demasiado color rosa.

En las siguientes pruebas retiramos rosas rosas rojas y añadimos más flor blanca y más verde.

ramo de novia de EvaEva no terminaba de estar convencida, le seguía faltando blanco. Así que se nos ocurrió añadir flor de algodón. Era el toque que faltaba para que fuese su ramo.

Una vez definido el ramo fue el turno del prendido del padrino, el novio no llevo, y de la corona.

Con el ramo montado es fácil elegir las flores y verdes adecuados. Nos basamos en las de menor tamaño, botao, flor de arroz, gravia y paniculata, entre otros, en distintos tonos de la misma gama, blanco, rosas y granate. Como flor principal dejamos la tortum rosa, pero muy acompañada del resto. El verde estaba presente en el fondo.

El resultado fue el esperado por Eva, esta vez no hizo falta ninguna modificación.

Trabajar con preservadas no es sencillo, pero el resultado con las calidades que existen hoy en día es realmente bueno. Además tiene la ventaja de poder tener el ramo o los complementos con tiempo. Sin contar con lo bien que se conservan, como también nos comentó Eva en su correo.

A mí personalmente me encanto esté trabajo, la comunicación fue fluida, las ideas claras, nos lo puso muy fácil y la verdad es que a mí el resultado me encanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?